Etiquetas

,

Pre-Diabetes Y Cambios En Los Habitos

Haber sido diagnosticado con pre-diabetes es una llamada seria de atención, pero no tiene por qué significar que sin duda tendrá diabetes. Todavía hay tiempo para cambiar las cosas.

“Es una oportunidad para iniciar cambios en su estilo de vida y retrasar potencialmente o incluso prevenir la diabetes”, dice Gregg Gerety, MD, jefe de endocrinología en el Hospital de San Pedro en Albany, NY

Hacer estos siete cambios en sus hábitos diarios es una buena manera de empezar.

1. Muévase más

Ser más activo es una de las mejores cosas que puede hacer para que la diabetes sea menos probable.

Si ha pasado un buen tiempo desde que hizo ejercicio, comience a introducir más actividad en su rutina diaria, por ejemplo utilizando las escaleras o hacer algo de estiramiento durante los comerciales de televisión. La actividad física es una parte esencial del plan de tratamiento de la pre-diabetes, ya que disminuye los niveles de glucosa en la sangre y disminuye la grasa corporal.

Idealmente, usted debe ejercitarse por lo menos 30 minutos al día, cinco días a la semana. Dígale a su médico acerca de sus planes de ejercicio para preguntarle si usted tiene alguna limitación.

2. Baje su peso

Si usted tiene sobrepeso, es posible que no tenga que perder tanto como usted piensa para hacer una diferencia.

Según estudios realizados, algunas personas que tenían pre-diabetes hicieron 30 minutos al día de ejercicio moderado y perdieron de 5% a 7% de su peso (sólo 10 a 14 libras en una persona que pesa 200 libras) lo que redujo sus probabilidades de contraer diabetes en un 58%.

3. Consulte a su médico con más frecuencia

Consulte a su médico cada tres a seis meses.

Si le va bien, puede obtener el refuerzo positivo de su médico. Si no va tan bien, su médico puede ayudarle a retomar el camino adecuado.

4. Comer Mejor

De preferencia a las frutas y verduras, especialmente las que contienen menos almidón, como la espinaca, el brócoli, las zanahorias y las judías verdes.
Añadir más alimentos ricos en fibra en su día.
Elija alimentos de granos enteros en lugar de granos procesados ​​- por ejemplo, el arroz integral en lugar de arroz blanco.
Además como ejemplo, beba leche descremada en lugar de leche entera, soda de dieta en lugar de soda regular, elija versiones bajas en grasa de queso, yogur y aderezos para ensaladas.

En lugar de comer, patatas fritas y postres ricos en calorías y altos en grasas, elija fruta fresca, o galletas de trigo integral con mantequilla de maní o queso bajo en grasa.

5. Haga del sueño una prioridad

No dormir lo suficiente regularmente hace más difícil perder peso.

Un déficit de sueño también hace que sea más difícil para su cuerpo utilizar la insulina de manera eficaz y puede hacer que la diabetes tipo 2 sea más probable.

Establecer buenos hábitos de sueño. Ir a la cama y levantarse a la misma hora todos los días. Relájese antes de encender las luces. No ver la televisión o usar la computadora o un teléfono inteligente cuando usted está tratando de conciliar el sueño. Evite la cafeína después del almuerzo si tiene problemas para dormir.

6. Obtenga apoyo.

Bajar de peso, comer una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad es más fácil si usted tiene gente que lo ayude.

Considere unirse a un grupo en el que se puede seguir un estilo de vida saludable en compañía de otros con objetivos similares.

Un educador certificado en diabetes también puede ayudarle a aprender acerca de lo que tiene que hacer para evitar que sus pre-diabetes se convierta en diabetes.

7. Elección y compromiso

Tener el objetivo claro y estar comprometido, sin duda es muy importante para seguir estos lineamientos.

Acepte que usted no va a hacer las cosas perfectamente todos los días, pero se compromete a hacer todo lo posible la mayor parte del tiempo.

“Yo voy a dar lo mejor de mí. Voy a hacer pequeños cambios en el tiempo. ”

Todos estos cambios suman.