Etiquetas

He aquí otra razón para deshacerse de las llaves del coche y ponerse los zapatos para trotar.

Caminar al trabajo cada día podría reducir sus probabilidades de desarrollar diabetes, afirman los investigadores.
Se encontro que las personas que llegan a trabajar por sus propios medios son alrededor del 40 por ciento menos propensos de contraer diabetes que los que conducen al trabajo.

Los expertos del Imperial College de Londres y la University College de Londres examinaron cómo la salud se ve afectada por la forma en que la gente viaja al trabajo, mediante una encuesta a 20.000 británicos.
Ir al trabajo en bicicleta, caminando y usando el transporte publico se asocio con un menor riesgo de tener sobrepeso que conducir o tomar un taxi.

Aquellos que se dirigian caminando hacia su trabajo eran mucho menos propensos a tener diabetes tipo 1 o tipo 2 que los conductores, y tenía un menor riesgo (17 por ciento) de contraer presión arterial alta.
Los ciclistas tienen alrededor de la mitad de probabilidades de tener diabetes que los que conducen.

La presión arterial alta, la diabetes y el sobrepeso son los principales factores de riesgo de enfermedades cardíacas y circulatorias, principal causa de muerte en el Reino Unido.
El número de británicos diagnosticados con diabetes llego este año a tres millones (por primera vez) – el equivalente a casi uno de cada 20 de la población.
La mayoría tienen el Tipo 2, que está fuertemente relacionada con el sobrepeso o la obesidad, un estilo de vida sedentario y una dieta poco saludable.

En el estudio, publicado en la revista American Journal of Preventive Medicine, los científicos británicos utilizaron los datos de la encuesta 2009-11 para encontrar los vínculos entre el modo de llegar al trabajo y la diabetes o la hipertensión.

Se encontraron grandes variaciones en los modos de transporte utilizados en diferentes partes del Reino Unido. El transporte público fue la más utilizada en Londres, en 52 por ciento, mientras que sólo el 5 por ciento lo utilizó en Irlanda del Norte.
De los adultos en edad de trabajar que utilizan el transporte privado, como coches, motos y taxis para llegar al trabajo, el 19 por ciento eran obesos, comparado con el 15 por ciento de los que caminaban y el 13 por ciento de los que manejaban bicicletas.

Los investigadores dijeron que las personas pueden reducir su riesgo de problemas de salud graves, como ataques al corazón, evitando el uso de un coche.
Anthony Laverty, de la Escuela de Salud Pública del Imperial College de Londres, quien dirigió la investigación, dijo: “Este estudio pone de manifiesto que la construcción de la actividad física en la rutina diaria de caminar, montar en bicicleta o utilizar el transporte público para ir al trabajo es bueno para la salud personal .